jueves, 21 de junio de 2018

Jurassic World: EL REINO CAÍDO | Reseña



Por Eduardo León.

25 años después del Parque Jurásico (Jurassic Park) de Steven Spielberg y 3 años posteriores a la taquillera Jurassic World, la saga de reptiles prehistóricos continúa siendo rentable, aún cuando el ingenio, la propuesta y la reinvención se encuentran igual de extintas que los dinosaurios en la era mesozoica.

El director J.A. Bayona continúa con el hilo argumentativo de la idea antecesora. En esta secuela Claire Dearing (Bryce Dallas Howard) y Owen Grady (Chris Pratt) son forzados a colaborar de nuevo para evitar el exterminio de especies dominantes que subsisten en la decadente Isla Nublar, ante una inminente amenaza volcánica y política.

En un estreno rodeado excesivamente por publicidad y con hartos seguidores ansiosos de más acción y aventura, la película se desenvuelve entre una fórmula narrativa convencional; mensajes (objetivos) difusos y emotivos, así como ante un CGI insípido que no cautiva a las retinas conocedoras de ciencia ficción o a las neuronas gustosas de un buen cine explosivo.


La zanja en la que se atasca y revuelca esta secuela, se repite a lo largo del metraje. Pues la buena fortuna es la única habilidad de los protagonistas para salir ilesos, mientras que la casualidad provoca que la historia avance obligada e inverosímilmente, arrebatando suspiros de fatiga en el asistente.

A través de personajes heroicos, graciosos y hasta irritantes como el de Maisie  (Isabella Sermon), se ignora uno de los aciertos que de vez en cuando se asoma en el largometraje; el intento por exponer situaciones y diálogos en donde se calca la deshumanización y el apetito voraz de poder en la época contemporánea...

Sin embargo poco es el tratamiento que se le da a aquella premisa que confronta al hombre con su cruel progreso. La película no apuesta, ni ambiciona y se arroja a través del conducto de entretenimiento escaso con atmósferas y piezas musicales fantasiosas y esplendorosas, a las cuales ya nos han acostumbrado otras tantas producciones.

Como conclusión, Jurassic World: El Reino Caído, es un título más en la cartelera veraniega. Un título que entretiene sin anhelar una tercer entrega, a pesar de que ésta ya sea casi un hecho. Pues se trata de un cine familiar y raramente ameno que exprime el bolsillo y procrea más cine de acción al que le urge demasiado reinventarse o fallecer.

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario