martes, 10 de julio de 2018

Extraño Pero Verdadero | Reseña



Por Eduardo León.

El día 13 de julio arranca el 38 Foro Internacional de Cine en la Cineteca Nacional y para iniciar este periodo de exhibiciones, el realizador mexicano Michel Lipkes, presenta su segunda obra bautizada Extraño Pero Verdadero.

La premisa es sencilla: se trata sobre la cotidianidad en la vida de 4 personajes (Jonathan, Maestro Limpio, Yesi y La Momia), cuya labor es la recolección y depósito de basura por toda la Ciudad de México.

Ignorando el carente desarrollo psicológico de los personajes; sus reacciones inverosímiles a situaciones complejas. El exceso de disolvencias y la escasa complicidad espectador-protagonista, Lipkes ofrece una visión bastante mugrienta y retorcida de una olvidada sociedad mexicana.

La película es una mirilla al sector pobre y decadente del país. La cámara recorre sitios como La Cuauhtémoc, Ecatepec o Nezahualcóyotl, que filmado en un formato en blanco y negro, se exalta la violencia, el encierro y el hastío rutinario de cuatro o miles de mexicanos…



Arañando los 30 minutos de metraje, la cinta comienza a adquirir forma en sus intenciones. Conforme avanza el camión atiborrado de deshechos citadinos, el contexto del filme adquiere un toque documental, de denuncia y hasta periodístico. Nos convertimos en viajeros y testigos del horror normalizado al que se han acostumbrado nuestros derrotados ojos.

Y eso es lo terriblemente interesante de la película; el presenciar una realidad mexicana que no es la que aparece en las historias de Instagram o en nuestras fotos en Facebook. Sino que se trata del rostro abnegado, triste, infeliz y desahuciado de un país ahorcado por el mal gobierno y la era consumista.

Extraño pero verdadero se convierte en un título atractivo que escombra entre otras propuestas de cine mexicano, posicionándose como un largometraje merecedor de arrebatar nuestra tranquilidad. Una alternativa que nos acerca un poquito más hacia nuestro polifacético y amado México.

Trailer




No hay comentarios:

Publicar un comentario