viernes, 6 de julio de 2018

La maldición del diablo | Reseña



Por Alejandra Guerra.

Tras su paso por el pasado Festival de Sitges, llega a la pantalla grande La maldición del diablo (Still/Born), película de terror del director y guionista Brandon Christensen y como coguionista, Colin Minihan, quienes también trabajaron de la mano en la cinta It Stains the Sands Red.

Este filme cuenta la historia de Mary (Christie Burke), una madre que al dar a luz pierde a uno de sus gemelos, lo que le provoca un dolor inmenso. Mientras lucha por sobreponerse, su esposo Jack (Jessie Moss), le demuestra apoyo constante hasta que Mary comienza a sospechar que un ser sobrenatural y maligno asecha a su hijo Adam, causándole una obsesión por protegerlo.

Los elementos que rodean a la película, aunque no exclusivos, son típicos de los largometrajes de terror: casa grande, sin electricidad, mujer sola, ruidos extraños… El juego que se hace con las cámaras, las cuales son colocadas por uno de los protagonistas en la casa, asemejan a los planos de Actividad paranormal, idea nada original.


Los momentos de tensión son marcados con predecibles jump scare. El audio establece, de buena manera, las secuencias donde se vive pánico e incertidumbre. La atmosfera es adecuada, buena iluminación y aun en las partes nocturnas, se logra apreciar todas las acciones de los personajes.

El ser que asecha al bebé de nuestra protagonista, está basado en Lamashtu, un demonio femenino en la mitología de los pueblos mesopotámicos que se alimentaba de niños lactantes, a los que raptaba mientras dormían sus madres para comer su carne y beber su sangre.

Es predecible el comportamiento que empieza a adoptar Mary, este se vuelve cada vez más errático a causa de todo lo que está padeciendo, negándose a recibir cualquier tipo de ayuda, convirtiéndose en blanco vulnerable, provocando que su vida y  la de su bebé están en constante peligro.


El miedo por perder de nueva cuenta a un hijo y su depresión posparto, logran sumergir al público en incertidumbre, he incluso, se plantea la duda si la protagonista realmente es atacada por un ser demoniaco o está perdiendo la razón.

Christie Burke tiene una actuación excelente, en todo momento se le ve angustiada y demacrada por la llegada de su bebé. Las emociones que simula son creíbles, aunque sus descuidos torpes ponen en peligro a su hijo (algo que le puede pasar a toda mamá primeriza). Jessie Moss ejecuta adecuadamente su rol de marido comprensivo, a pesar del comportamiento extraño de su mujer, siempre se le ve apoyándola.

La maldición del diablo (Still/Born) cumple con el cometido de asustar y mantiene la intriga cuestionando la idea principal planteada en un inicio ¿El bebé de Mary es perseguido por un ser maligno o su duelo la llevo a tener fuertes alucinaciones hasta llegar a la locura?

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario