lunes, 2 de julio de 2018

Sicario 2: Día del Soldado | Reseña



Por Diego Rodmor.

Hace tres años Denis Villeneuve nos presentó la cinta Sicario, un excepcional ejercicio cinematográfico en el que fuimos testigos de su profunda visión sobre el tema de las drogas y esa compleja relación fronteriza entre Estados Unidos y México demostrando una estupenda sensibilidad ante un tema tan delicado como este. Ahora ha llegado a carteleras la segunda entrega, esta vez dirigida por el italiano Stefano Sollima y protagonizada nuevamente por Josh Brolin y Benicio del Toro aunque sin Emily Blunt a su lado.

Sicario 2: Día del Soldado vuelve a ubicarnos en la frontera de México y Estados Unidos. En esta ocasión no se trafica con drogas, sino con terroristas. La guerra contra los cárteles de la droga se ha vuelto más intensa debido a esta situación y es por eso que para hacer frente a esta batalla el agente federal Matt Graver (Josh Brolin) vuelve a trabajar con Alejandro Gillick (Benicio del Toro), quien además de todo busca su propia venganza.


La visión que el italiano presenta con esta cinta es impactante. El filme inicia con una brutalidad capaz de dejar estupefacto a cualquier espectador y enganchando de un modo estupendo a todo cinéfilo. Uno de los grandes puntos a favor de este trabajo es ser completamente diferente a la primera entrega. El relato explora nuevos caminos con los personajes que ya conocemos y la película acierta en mostrar su propio estilo y no querer repetir lo que anteriormente habíamos visto. Estamos sin duda alguna ante una secuela memorable.

Después de un prólogo escalofriante, el filme nos pone todas las cartas sobre la mesa, nos presenta a nuevos personajes, retoma a los que ya conocíamos, nos muestra el terreno que cada uno está pisando. Posteriormente estos avanzarán hacia un inevitable y duro estallido en el que presenciaremos toda la degradación y putrefacción humana. Taylor Sheridan, quien también escribió el guión para la primera entrega y para la nominada al Oscar Hell or High Water, deja ver un guión  extraordinario, estremecedor, capaz de quitarnos la respiración ante un relato contundente, con crudas escenas de acción logrando superar de forma magistral a las de su antecesora.


Las actuaciones son excelentes. Josh Brolin y Benicio del Toro llevan al extremo a sus personajes cuestionándolos, deteriorándolos. Ambos están imponentes. El ritmo del relato es hábil, oscuro, emocionante, va en ascenso para concluir de un modo impactante. Sicario 2: Día del Soldado es toda una violenta experiencia cinematográfica llena de tensión y adrenalina.

La segunda entrega de Sicario es sólida y una digna secuela. Tiene escenas de acción bien logradas, una crudeza visual escalofriante y gracias a sus destacables aspectos técnicos logra crear su propia identidad entregando un espectáculo que complementa de forma admirable a su primera entrega aunque del mismo modo puede disfrutarse sin necesidad de ver el filme anterior. La experiencia será más gratificante si se tiene la referencia de la película de Villeneuve, ya que indudablemente ambos filmes cuentan con una madurez y una profundidad que sorprende sobre todo viniendo de los altos presupuestos fílmicos de Hollywood, los cuales generan de forma cotidiana aquellos proyectos a los que nos tiene acostumbrados. Sicario 2: Día del Soldado es una excepción, un largometraje imperdible, de esos que deben verse en cines.

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario