lunes, 27 de agosto de 2018

Slender Man: Una Leyenda Urbana Contemporánea




Por Diego Rodmor.

Slender Man es un personaje tenebroso que ha alcanzado cierta popularidad entre las nuevas generaciones. Originado en medio de una época de transición en la que el internet y las redes sociales lo cambiaron todo, ha sido considerado como el primer gran mito de la web. La información ficticia que circulaba por este medio se volvió viral de una forma instantánea envolviendo pronto a este monstruo contemporáneo en un halo de horror y misterio. 

Varios vídeos falsos creados a modo de metraje encontrado han ido moldeando a este ser y poco a poco se fue rodeando de relatos cortos creados por los mismos usuarios que lo empezaron a colocar como una supuesta realidad. Desde luego ha generado un sin fin de discusiones y la posibilidad de ver pronto una película sobre este personaje se fue haciendo más grande.


El director Sylvain White es el encargado de traer a la pantalla grande a Slender Man y la cinta recupera todos esos elementos que fueron dándole forma a esta leyenda urbana contemporánea. Encabezada por Joey King, Julia Goldani Telles, Jaz Sinclair y Annalise Basso, jóvenes actrices que han participado en películas del género como El Conjuro o Ouija: El Origen del Mal.

La película nos muestra a un grupo de amigas que invocan a este ente sufriendo las consecuencias de una forma aterradora. Una de ellas desaparece y las otras tres empiezan a tener visiones que distorsionaran su realidad convirtiéndola en una verdadera pesadilla. Sin embargo el filme termina cayendo en todos los lugares comunes que han caracterizado a una infinidad de trabajos dentro del género.


El largometraje es oscuro y uno de sus grandes aciertos es la forma en la que juega con las sombras mediante escenarios claustrofóbicos que funcionan de maravilla transmitiéndole al espectador cierta desesperación. La oscuridad, ese temor tan antiguo y tan general, es el eje central del relato en cuestión y saca provecho de este aspecto mediante escenas nocturnas en medio del bosque o secuencias de casas, hospitales, bibliotecas con apenas un poco de iluminación. 

La música cumple con su propósito al aportarle una palpable sensación de terror a la historia y logra resaltar esas escenas de tensión de un modo atractivo. Sin embargo, como en muchos otros casos, el proyecto que Sylvain White dirige es un trabajo que desemboca en sustos fáciles que intentan tomar por sorpresa al espectador y no explota de una forma más inteligente aquellos geniales elementos con los que cuenta esta película. 

Las actrices cumplen con sus respectivos roles pero no pueden hacer más con una historia que no termina por desarrollarse. Existen incoherencias en las motivaciones de los personajes femeninos que terminan evidenciando un guión mediocre. Es el mismo caso con el personaje que le da título al filme. No hay claridad en su propósito ni se explica el porqué de sus acciones y cuando el monstruo llega a aparecer no causa ningún impacto ni da miedo.


Existen algunas escenas que juegan con lo onírico o que cuestionan la realidad de los personajes estableciendo un juego mental con las obsesiones que estas adolescentes tienen con Slender Man. Al final todos esos jugosos elementos terminan mezclándose sin alcanzar su potencial y la película concluye quedándose como otro intento fallido que no logra darle la fuerza suficiente a su personaje dentro del medio cinematográfico.

Slender Man es un filme que encantará a todos esos espectadores acostumbrados al sobresalto y a aquellos sorpresivos efectos de sonido que tanto mal le han hecho al género al ser explotados de una forma exagerada. Aunque cuenta con varios elementos que pudieron hacer del largometraje un trabajo más decoroso, todo se cae debido a un guión terrible que retoma elementos de otros filmes y que no logra aportarle nada nuevo al género.

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario