lunes, 17 de septiembre de 2018

Johnny English 3.0 | Reseña




Por Indira García.

Las apariciones en la pantalla grande y chica de Rowan Atkinson son garantía infalible de un buen rato acompañado de muchas risas. En esta tercera parte de Johnny English no es diferente.

Desde la primera película nos presentan a este agente del Servicio Británico cómo a alguien ingenuo y torpe que termina involucrado en situaciones ridículamente divertidas. La historia de esta entrega se basa en que, después de un hackeo masivo de datos, English es el único agente que puede salir a campo sin ser descubierto. Su regreso a la acción trae de vuelta también todos los artefactos anticuados y totalmente análogos, muy al estilo Super Agente 86. Las escenas de humor físico son constantes, casi siempre acompañadas de gags similares por co-protagonistas.


Rowan Atkinson es mejor recordado por todos como su papel de Mr Bean, que al igual que Johnny English son personajes creados por él. La película es dirigida por David Kerr, con guión de William Davies (El Gato con Botas, Cómo Entrenar a tu Dragón) realizando una buena sátira a las películas de espionaje. Los personajes secundarios con una inteligencia sobresaliente a la de él lo hacen quedar aún más ingenuo de lo que realmente es, al contrario de lo que pasa comúnmente con los espías.

Entre dulces bomba y chistes puramente visuales, Johnny English 3.0 retoma los elementos clásicos de la comedia inglesa y los mezcla en una hora y media de entretenimiento familiar. La mayoría de los chistes son puramente visuales y no se detienen en toda la película, además son aptos para todo público.

No es trascendental ni el mejor trabajo de Rowan, pero no falla en lograr una secuencia divertida a través de la inocencia. La trama tiene muchos fallos, principalmente en el sinsentido de las situaciones, pero finalmente es eso lo que le da identidad a esta saga del espía más singular de Inglaterra.

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario