lunes, 22 de octubre de 2018

1, 2, 3 a la cama | Reseña



Por Oswaldo Magaña.

Un soltero cuarentón llamado Antoine (Arnaud Ducret) quien vive de fiesta en fiesta ve coartada súbitamente su vida de conquistas y diversión cuando su roomie (Thomas) se va a vivir a Estados Unidos. La esperanza de continuar con esta vida se desvanece cuando Thomas le deja el lugar de su apartamento a una mujer recién separada (Louise Bourgoin) quien tiene dos hijos y que para nada encaja en el plan de Antoine de continuar organizando fiestas de fin de semana con mujeres hermosas.

El título original es Les Dents, pipi et au lit, es una comedia ligera dirigida por Charles Gillibert (Mustang, 2015), que se mira predecible en cuanto a la trama desde su inicio y al público parece gustarle. Las situaciones cómicas al ver a un hombre maduro comportarse como adolescente son repetitivas en varias películas y no aporta nada nuevo. El guion no es nada del otro mundo.

La película es un cliché en sí misma, con personajes clichés y con situaciones que ya el espectador sabe que pasarán e igual se reirá. Porque su humor está bien manejado, el director busca la manera de que el  público empatice con los personajes y eso hace que la película guste. Los momentos cómicos son muy buenos en general, salvo uno que otro que cae en lo absurdo o exagerado.


El final es predecible al igual que la historia misma, las situaciones recicladas de películas cómicas hollywoodenses se notan a leguas, bien pudo haber sido protagonizada por el Jim Carrey de los noventas y hubiera sido un éxito de taquilla tal como Liar, Liar (1997).

Ver a un sujeto irresponsable o con algún tipo de filia, vicio etc, y cómo éste va evolucionando hasta darse cuenta que nada vale la pena tanto como para perder al amor verdadero y en el último momento decidir correr por la persona amada sin miedo a hacer el ridículo, ya se ha visto infinidad de veces.

La película es sincera, no es pretenciosa, no hace una propuesta nueva de comedia, sino más bien se aferra al cliché y apuesta mejor por ser entretenida y hacer pasar un buen rato a la audiencia, la duración es la adecuada para este tipo de películas. Cabe mencionar que su aspecto técnico es bueno.

Solo queda pedir para que algún comediante nacional no quiera hacer un remake como le pasó a Fack ju Göhte (2013).


Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario