miércoles, 24 de octubre de 2018

La Camarista | Reseña | FICM



Por Carolina García

Y las camaristas no se vuelcan en el ego, pasan como sombras desapercibidas guardando quién sabe cuántas historias…

Al casi monocromo de blanco con gris, abrumado de vacíos en ecos, acompañado de sábanas sucias y clientela exigente, se compone La camarista, relato contado desde la vena de Lila Avilés, que forma parte de la cartelera visual en la XVI edición del Festival Internacional de Cine de Morelia.

Irrumpiendo los estándares del egocentrismo del ser humano, con ese afán por querer ser visto, La camarista desentraña la soledad en el oficio de aquellas mujeres sumergidas entre cobijas blancas, las que indagan en lo íntimo de visitantes, entre ropas usadas donde viven bajo el escondite de lo solitario. Eve (Gabriela Cartol), el personaje que sufre una transformación en su cuadro de actuación, comienza con una vida lineal que al cabo de unos minutos pasados, el rodaje cae en el primer punto de amarre cuando se atraviesa la ferviente actuación en la sangre de Teresa Sánchez, interpretando a Minitoy, para imprimir las emociones en Eve que parecían inexistentes en ella.


La fotografía se mantiene fija a todo momento, a cada rincón que expresa sin dejar cabida para el habla del personaje de Cartol. Y todo se hace en el interior del cuarto, a veces tirados, otras tantas tan limpios que el reflejo de la luz en lo albo pareciera irreal...

Hablar de los cuadros, que forman una composición atenta a la profundidad de campo, encierran a Eve en sí, como si el mundo se dibujara únicamente de su piel hacia adentro con algunas salidas al hotel donde trabaja.

Una astuta formación de actores para recrear las actividades de las camaristas en una verdadera industria hotelera, enseñado desde verdaderas trabajadoras, formó parte de la creación de los personajes que se observan en pantalla, al lado de grandes abastecimientos en materia prima, de papel, jabones, perfumes y toda lo disponible en aquellos hoteles de primera clase.


Con una producción pequeña, la nueva película de Avilés, logra trastocar, de una forma muy sútil, pero sobre todo, sin premura, la historia detrás de los personajes cotidianos de nuestro redor, la vida de mujer como un ser aislado, con ganas de aprender, de crecer, del mismo humano invisible para otro humano.

La cinta rodada a 102 minutos con una coproducción entre México y Estados Unidos, se elabora con rotundo cuidado, con una calma para retratar los detalles en la acción de la protagonista, donde la música escasea, pero el audio per se la viste sin dejar un mal sabor de boca, más bien, el diseño sonoro se convierte en un actante más de ella.

Por fin degustaremos una de las esperadas dentro del séptimo arte… Galardonada por el Festival Internacional de Cine de Morelia 2018, La camarista llega a territorios de la ciudadanía mexicana para abrir la 66° Muestra Internacional de cine. El circuito podrá encontrarse disponible en salas de arte de Cinépolis y Cinemex, además de ser acogido por la Cineteca Nacional.

Trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario