miércoles, 31 de octubre de 2018

La Casa con un Reloj en sus Paredes | Reseña



Por Diego Rodmor.

Resulta interesante ver a un director como Eli Roth, quien nos tenía acostumbrados a películas con un impacto visual estremecedor, explorando otros géneros en sus trabajos de forma favorable. Acostumbrados a proyectos llenos de violencia gráfica y gore como La Cabaña Sangrienta, Hostal, Hostal II y Green Inferno, el cineasta estadounidense realiza un cambio en su filmografía al explorar un suspenso más digerible en la película El Lado Oscuro del Deseo

Posteriormente se introduce en el género de acción con Deseo de Matar, remake de Vengador Anónimo protagonizado por Buce Willis. Ahora su séptimo trabajo es un relato infantil titulado La Casa con Un Reloj en sus Paredes que está lleno de magia y misterio pero que también rescata toda esa herencia que caracterizó a sus primeros largometrajes dentro del género de terror.

La Casa con Un Reloj en sus Paredes adapta la novela gótica juvenil de John Bellairs y nos muestra el cambio de vida de un niño que se ha quedado huérfano y que se muda a la casa de sus tíos. Marginado en la escuela por sus gustos raros, poco a poco va descubriendo las curiosidades que esconde su nueva casa hasta enterarse de que sus tíos son dos hechiceros retirados que pretenden enseñarle todos sus conocimientos para enfrentar los peligros que se acercan.


El joven Owen Vaccaro, protagonista del filme, no está mal en su papel de bicho raro y hace una excelente mancuerna con los extraordinarios Jack Black y Cate Blanchett, quienes interpretan a los misteriosos tíos de una forma genial, divertida, entrañable. Los tres actores son más que suficientes para llevar el peso de toda la historia y aunque al principio se puede tornar pesada para los espectadores más jóvenes, poco a poco va tomando fuerza hasta lograr esa conexión con el cinéfilo y presentarnos al villano, el cual tiene un aspecto físico de pesadilla y nos remite a aquellos escabrosos personajes de la década de los ochenta.

En cuanto a los detalles técnicos, la película es excepcional. Eli Roth no sólo logra de forma efectiva una ambientación interesante de la década de los cincuenta, sino también nos muestra una casa imponente atascada de detalles escalofriantes y de habitaciones intrigantes. La misma casa es un personaje más dentro de este relato con muy buenas pinceladas góticas.

También hay que destacar su aspecto visual y su aspecto sonoro. Las imágenes que trazan la historia son tenebrosas, oscuras, llenas de pequeños detalles. En ocasiones ciertos sucesos del pasado son representados con técnicas de cine mudo. La música logra envolver al espectador dentro de todo el misterio que presenta la película. Vuelve ligeras ciertas situaciones que con otro score serian realmente escalofriantes.


La historia no muestra nada nuevo pero logra encontrar su identidad gracias a la atmósfera que generar. A pesar de ser una película para toda la familia existen escenas que son verdaderamente aterradoras. Eli Roth no parece tener miedo de mostrar buenas dosis de terror o de tratar temas más complejos como la muerte o la soledad y ese es un enorme acierto dentro de la película ya que le da ciertos matices a sus personajes que toda la familia podrá disfrutar.

Eli Roth no decepciona con La Casa con Un Reloj en sus Paredes y logra entregarnos una película de terror para toda la familia que se atreve a hablar de temas complicados y que cuenta con magníficos aspectos técnicos. Muy recomendable para esta temporada.

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario