jueves, 29 de noviembre de 2018

El reino de la sirena | Reseña



Por Carolina García.

El documental como retrato de la vida en el evoque de sentimientos.

¿Qué no se ha escuchado de relatos mitológicos de las sirenas, con sus delineados cuerpos , arropados de cabellos dorados peinados hasta al término de sus dorsos, seductoras de hombres y, por qué no, de mujeres?

El reino de la sirena,  película distribuida por la gira de documentales, Ambulante, a cargo del guion cinemático y dirección del mismo, Luis Rincón, explora lo recóndito en Bilwi, costa de Nicaragua.

Qué lucidez existió en aquellos miskitas, tan dueños de su pensamiento, tan quebrantados por la globalización, tan arraigados a su mitología, la mitología miskita de creación, ésa que hace entrada al documental, a ratos hablado en su idioma y a otros pocos entendible sin subitítulos.

En materia del propio tema, el desarrollo de los personajes se da desde sus casas, en sus pequeños grandes cuartos, donde la cámara (a cargo de Juan Pablo Ramírez) se vuelve un personaje espectador y parte de la vida miskita.


Los entrevistados se enfrentan a un lente con cabida a la denuncia, con la historia de un mercado que ha envuelto el éter de la costa, plagado de prostitución, drogas y delincuencia. Con falta de seguridad y leyes, de proveer lo necesario para la poca pesca, que la misma clase hegemónica ha destruido sin pudor el manto acuífero. La falta de trajes para los buzos, los riesgos de introducirse a lo profundo del mar, sin la certeza de salir a flota. Y ahí, en el relato mismo, la sirena que reina en Puerto Cabezas, es culpable de la muerte.

El film trabajado durante seis años por el director, con todo el revuelo de complicaciones que conllevaron a la realización de un rodaje en la pequeña comunidad, emana paisajes a lo natural, los que proyectan sensibilidad y desgaste en una que pudo haber gozado de belleza, una a la que hoy, está desmembrada por mano del hombre. La cinta de 78 minutos, muestra una labor retórica y real de la destrucción de un ecosistema que arrasa, además, con residentes nicaraguenses, dañados por el capitalismo sistemático, aquellos en los que se resguarda  una semilla de esperanza que grita por el sueño del viaje centralista, la salvación en el trabajo empresarial.

Rincón reviste una visión poética y de sensibilización para las regiones centralizadas. Cumple un trabajo de denuncia, de hastío por el pensamiento retrógrada cimentado y sustentado desde la creación del hombre, a partir de únicas teorías que no se volvieron en lo absurdo por el alcance de normalización en ellas, con el apoyo de un diseño sonoro, llevado a cabo por José Miguel Enríquez, que provoca la confusión entre frenarse a creer lo que no se nos ha enseñado o dejarse llevar por otras historias.

La alucinada cinta tiene fecha de estreno para el 30 de noviembre en Cineteca Nacional, La casa del cine y el IFAL, formará parte de una gira por diferentes ciudades y Ambulante, página oficial,  tiene ya disponible el calendario de gira para éste.


Trailer




No hay comentarios:

Publicar un comentario