miércoles, 21 de noviembre de 2018

El silencio de otros | Reseña



Por Carolina García

Volcar a la herida del pasado y rasgar para resarcir el daño…. Traído a la XVI edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, Almudena Carracedo y Robert Bahar se encargaron de documentar el movimiento evocado a finales de los años 60 pero en la revuelta de justicia empezada apenas de hace unos años.

Contracultura, jóvenes, transgresión y amantes de la irrupción, fueron apenas algunos factores que vistieron la época de la revolución juvenil, México atravesaba la ola de represión impuesta por Díaz Ordaz. En el 68, el país mexiquense sufrió la historia más violenta que cubrió la plaza de las Tres culturas en sangre y lluvia el 3 de octubre, históricamente, el acto más atroz en el país, sin olvidar las matanzas de otros tantos lugares. Al mismo año, en el mismo tiempo, el periodo franquista reprimió a jóvenes, desapareció recién nacidos, violentó físicamente y a medias a otros tantos, España luchaba por lo mismo pero sintonizados al son del gobierno Franco. El silencio de la represión acalló sus voces y a poco menos de cincuenta años, la lucha volvió a emerger.

El Silencio de los otros recorre los espacios de la anécdota sangrante. En aquella época la ilusión de libertad fue pisoteada, torturada y masacrada por el grupo de unos cuantos, y a hoy, el silencio fue roto para castigar la Ley de Amnistía, el olvido impuesto en un trueque de perdón.

Los callaron a fuerza, para sobrevivir, porque fue necesario. El abrupto movimiento, 50 años después, recae en el tic del labio inferior, en la bocanada de humo soplada todas las tardes, en la pesadilla de cada tercer día. Doctores que roban niños, policías torturadores, asesinos, el motivo de la revuelta española que regresó.


Con una plasmación de investigación voraz, lo que se supone como la exhaustiva búsqueda en permisos, en introducir una cámara durante horas en la vida de personajes que no fungen como actores, que son ellos mismos marcados por el olvido, unos sin perdonar, otros que sí, otros más que no olvidan.

El que no recuerda su pasado está condenado a repetirlo. (Voces del recuerdo)

La importancia del documental descrita en carne propia acusa precisamente el tema del olvido, ¿por qué los crímenes de un país no responden al interés de otros países? Nadie olvida tan rápido. Perdono, pero no olvido. No se puede perdonar. Algunas de las líneas de los personajes a cuadro, cubiertos por el dolor del recuerdo y las ganas de hacer pagar a los torturadores, al desecho de leyes corruptas, a la exhumación de cuerpos, al destierro de aquellos médicos.

El documental de Ambulante, producido por los hermanos Almodóvar denuncia, a lado de los activistas, las formas del gobierno para acallar a su gente sin titubeos, el hecho de que un grupo totalitario abra un pedazo de suelo y sumerja a más de 100 mil personas. Al mismo tiempo que sensibiliza, que vuelve víctima al espectador por empatizar con el humano consanguíneo sin serlo biológicamente.

Merecedor al Premio de Berlín 2018 como Mejor documental, El Silencio de otros, tiene fecha de estreno en noviembre, con 95 minutos de rodaje y suma tristeza entremezclado en coraje. Ni perdón, ni olvido… Justicia.

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario