martes, 13 de noviembre de 2018

Operación Overlord | Reseña


Por Diego Rodmor.

J. J. Abrams está de vuelta produciendo otro de esos filmes atractivos a los que está acostumbrado a presentar Bad Robot, casa productora del cineasta neoyorquino que nos ha traído geniales cintas como Avenida Cloverfield 10 y las ultimas cuatro entregas de Misión Imposible. Ahora nos presenta un filme dirigido por el australiano Julius Avery que se ubica durante la Segunda Guerra Mundial y que mezcla de un modo interesante el género bélico, de acción y de terror. 

La película en cuestión se llama Operación Overlord y nos muestra la historia de un grupo de soldados norteamericanos atrapados tras líneas enemigas que descubren un misterioso edificio en el que se realizan experimentos secretos nazis.

Desde un principio la película logra atrapar al espectador con una espectacular secuencia inicial capaz de quitarle el aliento a cualquiera. La introducción es magnífica para darle paso a la tensión que acompaña a las siguientes escenas de la película generando un interés que se mantendrá hasta el final de la cinta.

Los personajes son simples y representan los estereotipos más básicos de cualquier filme de terror. Cada uno cumple su función dentro de la historia de un modo sencillo y haciendo dinámico el transcurso del metraje mediante diálogos efectivos que aligeran el suspenso que muestra la película. El villano también cumple con su rol y se vuelve cada vez más imponente conforme avanza la trama.


Sin embargo al transcurrir la historia, lo que había iniciado de una forma espectacular va decayendo y lo que se presentó en un inicio como una cinta de zombies ubicada en la Segunda Guerra Mundial termina siendo un filme sobre experimentos secretos en el que surgen una especie de siniestros súper soldados durante el tercer acto del largometraje.

Esto no quiere decir que sea una mala opción para disfrutar durante el fin de semana. De hecho la película logra ser interesante en todo momento pero quizá decidieron apostar por un golpe publicitario un tanto engañoso para atraer a las masas. Aún así la película logra combinar tres géneros de forma efectiva y tiene escenas llenas de adrenalina que hacen de este trabajo una opción perfecta para disfrutar en el cine.

Aunque no cuenta con muchas, existen algunas escenas de violencia gráfica que los amantes del gore apreciarán. Del mismo modo y a pesar de interpretar personajes genéricos, las actuaciones son destacables y hacen creíble y más digerible el drama del relato que estamos viendo. Hay que darle mérito también al interesante aspecto sonoro que logra generar la ambientación siniestra de la época y a los espectaculares efectos visuales que logran aportar un mayor impacto en las grandiosas escenas de acción. La película termina siendo un peculiar proyecto que aprovecha su contexto histórico para plantear una historia aterradora que muchos van a disfrutar.

Quizá los amantes más exigentes del subgénero zombie se sientan decepcionados, pero lo cierto es que Operación Overlord es una película bastante entretenida llena de tensión y adrenalina que vale la pena disfrutar dentro de una sala de cine.

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario