miércoles, 12 de diciembre de 2018

Hannah | Reseña



Por Carolina García

Como un capítulo final en la vida del ser humano, Hannah, no se interesa en dar súbitas explicaciones, o al menos no en cabida de lo denotado…

Italia en el marco de la 65° edición de la Muestra Internacional de Cine, Hannah, dirigida por Andrea Pallaoro, llegó a recintos mexicanos el pasado 26 de noviembre, que continuará con el circuito a través de diversos espacios académicos y con tema cinemático.

Descrita como el cuadro en movimiento de una mujer madura, donde en puras tomas fijas que, excluye el desplazamiento de la cámara, se vislumbra a cuentagotas la vida del personaje principal. Un esposo en la cárcel, su labor de enfermera, actriz en sus ratos libres, conflictos familiares, y nada se explica. Un ser humano convencional, filmado para hacer algo convencional inyectado en un estilo de vida monótono.

La cinta hace un aclamo al azul en lo que el espectador divisa su pensar entre nostalgia, tristeza, soledad y quién sabe qué otros tantos entendimientos a una cobertura del color grisáceo azulado en pisos, cortinas, paredes o el vestuario de Charlotte Rampling, acreedora de la Copa Volpi (Festival Internacional de Cine de Venecia), por su entregada actuación.


Pallaoro forma una secuencia metafórica, acentuando más una donde el resultado del auditorio fue alucinante. Sin tener referencia alguna, Hannah queda con una sensación de desasosiego, un final flotante, donde la respuesta deambula por cada mente humana.

Y Rampling, con un diálogo casi nulo, sin ser necesario, expresa su psique en gesticulación a punto del quebrante, sin toda esa bola de artificie para demostrar la degradación del ser, lo hace, lo muestra como el papel lo exige, como el espectador le agradece cumplir su personaje de este modo.

Al término de recibir la cinta entre los primeros espectadores que rozaron el disfrute en ella, un compañero soltó al aire la importancia de la soledad y la familia, cuando se es joven resulta casi imperceptible una realidad llana de compañía, pero la edad te vuelca en otra. Su óptica dilucida en su verdad, en su experiencia, en otra, la interpretación caería sobre la dependencia emocional.

El rodaje también nominado en Venecia por mejor dirección y película, con una duración de 95 minutos, podrá visualizarse en recintos como Cineteca Nacional, FES Acatlán, Cinépolis Diana, Cinematógrafo del Chopo y otros más, consulta la cartelera completa en la página oficial de la Cineteca y de 65° Muestra Internacional de Cine. 

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario