viernes, 8 de febrero de 2019

La favorita: Un femenino dominante



Por Carolina García.

Desorbitantes pelucas rizadas, enormes vestidos con numerosos pliegues pronunciando senos y caderas femeninas, la Gran Bretaña en los primeros años de los 1700 al mando de la reina Ana, débil y falta de imposición en medio del conflicto Bélico francés.

Como un cóctel satírico de la decadencia humana, articulado por Yorgos Lanthimos, La favorita (The Favourite) estalla en un protagónico femenino al frente de una nación, Olivia Colman, llena de tomas medio contra picadas para resaltar un físico al deterioro vive la sustancia de la reina Ana con 17 conejos y un ansia por la comida. A su lado, la actriz recientemente vista en Desobediencia (Sebastián Lelio, 2017), Rachel Weisz como Sarah Marlborough, amante e influencia política para la reina.

Al paso de unos flashbacks, fotogramas para la presentación de Emma Stone como irruptora en la vida del reinado británico, Abigail Hill quien, en contraste con Lady Marlborough, es pintada en sencillos vestidos como inocente víctima, resultado de la mala suerte, se rodea de un montón de descriptivos positivos que al paso de varios minutos involucionan a un desencanto del personaje interpretado por Stone para convertirla en “la favorita”.


El pretexto histórico desenvuelto a principios del siglo XVIII desata en la historia enigmas a voces del éter aristocrático, la lucha del poder, lo inhumano del humano con la peculiar participación del cambio en Abigail.

La fotografía (Robby Ryan) denota intriga en el discurso dramático brotado en paneos abruptos seguidos de dolly in para mirar el sentimiento del personaje. La agregada distorsión de la realidad desde el objetivo ojo de pescado que Yorgos proyecta como parte de una narrativa fílmica, estelarizan la cinta casi como las mujeres, eso sin dejar al olvido las disolvencias que evocan a un cine antiguo.

El guion de Deborah Davis y Tony McNamara cuenta, sin decirlo, la inherencia del hombre en el quiebre de los unos a los otros, de la belleza en el baile y la música, del arte en sí interrumpido por la insatisfacción de la majestad inglesa, por la misma desgracia, además como para comprobar su poder ante el pueblo.


La tragedia se ha cebado en ella… Una nación a su disposición, atiborrada en lujos, pero sumida en la miseria humana, la reina nutre de avaricia al enemigo, envuelta por una venda que dista de “realidad”.

Como parte de lo satírico que encuentro el relato del director de The Lobster (2015), se viene al seso el referenciado griego Aristófanes, Asamblea de mujeres, donde las féminas quedan como mandatarias rompiendo en caos la sociedad jamás gobernada por ellas.

Distribuida por 20th Century Fox, nominada al galardón Oscar 2019 dentro de categorías como Mejor película, Mejor dirección, Mejor actriz, Mejor actriz secundaria, Mejor guion, Mejor fotografía, entre otros más, cubre en albos resplandores los 119 minutos de rodaje, La favorita continuará en cartelera como un brebaje de goce en actuaciones, historia y saber social, la jerarquización de la sociedad real.


Mira nuestra videoreseña a 
THE LOBSTER


No hay comentarios:

Publicar un comentario