lunes, 18 de febrero de 2019

La Gran Aventura Lego 2 | Reseña




Por Elías Michel.



Cuando Warner anunció que haría una película sobre los juguetes LEGO, la gente cuestionó la idea y tachó al proyecto de ser un truco barato para vender más juguetes a nivel mundial. Un par de cineastas que llevaban unos años haciendo comedias en Hollywood le demostraron al mundo entero que cuando se tiene creatividad y una historia que contar puedes sacarle todo el potencial a un proyecto que a simple vista parecía una ridiculez. 

Hoy en día, Phil Lord y Christopher Miller se han convertido en uno de los equipos creativos más queridos dentro de la cultura popular, desde la reinvención de una popular serie ochentera en 21 Jump Street, hasta los múltiples universos a los que pertenecía el Hombre Araña en Spider-Man Into the Spider-Verse. Con la gran recepción que tuvo la película de LEGO en el 2014 – incluyendo una enorme discusión cuando la Academia decidió dejarla fuera de la categoría de Película Animada en su año correspondiente – era inevitable la decisión de continuar con las aventuras de Emmet y sus amigos constructores. Para esta continuación, Miller y Lord le cedieron el puesto de dirección a Mike Mitchell, un cineasta cuya carrera se había forjado principalmente en las películas de DreamWorks Animation.

Han pasado 5 años desde que la misteriosa especie de los Duplos – los Legos para niños de preescolar – invadiera Bricksburgh. Tras dicho ataque, la ciudad que alguna vez cantó con alegría Todo es Increíble se ha convertido en un mundo post-apocalíptico que pareciera sacado del universo de Mad Max. En su lucha por impresionar a Lucy, Emmet le revela una visión del futuro que involucraba mucha brillantina, a Batman, un cono de helado y el Armamágeddon. 


Dicha profecía se empieza a manifestar cuando una nave espacial llega a Apocalipsburgo y la tripulante toma de rehenes a Lucy, Unikitty, Benny, Batman y Barba Metálica con la misión de llevarlos a una ceremonia nupcial en el sistema Hermania. Emmet emprende una aventura en solitario para rescatar a Lucy y sus amigos, y en el camino conoce a Rex, un forajido guardián galáctico, arqueólogo, vaquero y cuidador de dinosaurios godinez que trabajan en su nave espacial. Emmet y Rex forman una conexión inmediata, ya que Emmet es el héroe personal de Rex y Rex representa lo que Emmet quiere llegar a ser para impresionar a Lucy.

El mundo real vuelve a jugar un papel muy importante dentro de la película, ya que una vez más, todo lo que vemos en el mundo de los Legos proviene de las ideas de los humanos que los controlan. Si en la primera película se exploraba la relación de un padre perfeccionista y su creativo hijo, ahora vemos a un preadolescente que no quiere compartir sus juguetes con su pequeña hermana que solo arruina sus juegos.

Uno de los mayores aciertos de esta película es la gran presencia de referencias a la cultura pop, que van desde menciones a otras franquicias como chistes meta de su propio universo. Es un verdadero deleite para el cinéfilo poder ver en la misma película homenajes a Mad Max: Fury Road, 2001: Odisea en el Espacio o Duro de Matar.


Hacer una secuela que dignificara al fenómeno cultural representaba un reto muy grande para Mike Mitchell, pero gracias a la intervención de Miller y Lord en el guion, la película mantuvo el estilo excéntrico que enamoró a millones. El director nos deja claro que una de sus grandes pasiones es la presencia de los números musicales, ya que al igual que en su película Trolls (2016), esta película de LEGO contiene las canciones suficientes para considerarlo un musical. 

Las variaciones que existen en esta película del tema Todo es Increíble son hilarantes y le dan un sentido completamente distinto a la canción que se quedó pegada en nuestras mentes por años y no es casualidad que ahora tengamos un número musical que habla sobre las canciones pegajosas.

El estilo de Mitchell supo congeniarse con las ideas de Lord y Miller, y el resultado ha sido una secuela satisfactoria que no se ha olvidado de su principal objetivo: entretener a chicos y grandes.

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario