miércoles, 27 de febrero de 2019

Un Asunto de Familia (Shoplifters) | Reseña





Por Oswaldo Magaña. 

A veces las familias, pese a que sean disfuncionales, son muy unidas, incluso, si no son una verdadera familia. Manbiki Kazoku (título en japonés) de Hirokazu Koreeda (Después de la tormenta, 2016) es una historia ganadora de la Palma de Oro en el festival de Cannes, que relata cómo el ladrón Osamu realizado por Lily Franky (De tal padre tal hijo,2013) y su hijo, encuentran a una niña maltratada que huye de su hogar y deciden integrarla a su clan familiar.

Aunque parecen una familia tradicional de Japón, no lo son, pues esconden secretos que incluso algunos integrantes no conocen. Esto, junto con el hecho de que, a pesar de tener trabajo, asaltan supermercados a través del robo hormiga, tendrá consecuencias tarde o temprano.

El estilo transparente y sencillo de HiroKazu Koreeda que ha estado presente en todos sus filmes se deja ver una vez más en esta película. En ella podemos encontrar cómo un mismo hecho, que si bien es realizado por personas deshonestas, puede tener diferentes interpretaciones.


Y es disfrutable cómo la historia da un giro y repercute en la vida de los personajes, con hechos que deshacen su modus vivendi, develando los secretos y sembrando en el espectador la inquietud de si la pequeña Juri estaba mejor con los criminales, quienes aparentemente tienen un núcleo familiar fuerte y en todo momento muestran valores verdaderamente antitéticos, o con su verdadera familia.

Es ahí, que el espectador mismo crea los cuestionamientos¸ es ahí en donde nace la visión de la injusticia entre el deber y el ser. En el momento que la “mamá” de la familia, interpretada por Sakura Andō (100 Yen Love, 2014) es interrogada, los valores y los lazos familiares ponen en tela de juicio si, la verdadera familia, es en realidad lo que se piensa que es.

El tono de Koreeda es ya conocido, es de los pocos grandes directores que lo son por conservar un estilo propio e inalterable, sencillo, pero bello, lleno de una estética costumbrista que encuentra su punto más elaborado en la estampa cotidiana.


El guion, la dirección y la edición corren a cargo del mismo Koreeda, y es importante mencionar, que esos tres elementos cinematográficos amalgamados por la misma persona indudablemente, terminará en una obra de calidad. No es de extrañar, por ello, que los personajes, aunque disfuncionales, terminan siendo entrañables a su manera.

El papel de la abuela Hatsue actuado por la recién fallecida Kirin Kiki (Every Day a Good Day, 2018) es tal vez el más apreciado por la sencillez en la interpretación, que dominaba con maestría y que dejó patente en varios filmes de koreda y otros directores de Japón.

En la pasada entrega noventa y uno del Oscar esta cinta no ganó aún con los méritos propios y el haber ganado una Palma de Oro, en su lugar ganó Roma, de Cuarón. Pero sin duda es una obra cinematográfica contemporánea que si bien, no es aún la obra maestra de Koreeda, se le acerca mucho.

Videoreseñas del mismo director



No hay comentarios:

Publicar un comentario