viernes, 29 de marzo de 2019

Dumbo | Reseña



Por Indira García.

Disney ya lleva un par de años convirtiendo sus clásicos en nuevas versiones con un estilo mucho más realista como vimos anteriormente en El libro de la selva y La bella y la bestia. Ahora toca el turno de Dumbo.

El remake quedó en manos de Tim Burton, a quien conocemos por tener una visión más oscura que muchos de los directores contemporáneos (considerando que su público es infantil), por lo que se esperaba que la historia tuviera un giro más dramático. Desde que se mostraron los adelantos de la película eran notorios los cambios: aquí no hay animales que hablan ni tampoco un ratoncito que habla por Dumbo, en realidad es una re-adaptación muy libre con un nuevo argumento.

Esta nueva historia conocemos a un par de hermanos que acaban de perder a su mamá a causa de la viruela y que su papá, recién llegado de la guerra, perdió un brazo. Ambos cuidan y protegen al bebé Dumbo a cada momento de la película, ya no de otros elefantes envidiosos, sino de los humanos que maltratan a los animalitos sin piedad. Cuando mamá Jumbo es separada del bebé y llevada lejos del circo, los niños motivan a Dumbo para explotar su potencial para ganar el dinero suficiente que les permita comprar de vuelta a su mamá. En esta entrega, los humanos son el verdadero enemigo, pues la avaricia de los adultos, su falta de empatía y la ambición siempre les llevan a tragedias donde arrastran a los animales del circo. 


Las partes sentimentales ahora no solo las protagoniza el elefantito, los niños también están muy involucrados recordando y extrañando a su mamá justo como Dumbo. Muchos elementos que fueron claves en la primera versión ahora cambiaron, como las cigüeñas y el origen del cambio de Baby Jumbo a Dumbo, y toda la segunda mitad de la película es una historia totalmente nueva; gracias a esto el mensaje final es totalmente nuevo. Anteriormente la moraleja era no juzgar a alguien por ser diferente, ahora, está más orientada a una reflexión sobre la familia y el maltrato animal, retratada a través de personajes llenos de inocencia que solo buscan estar con su mamá.

El reparto está conformado por Danny DeVito, Eva Green, Colin Farell, Michael Keaton, Nico Parker y Finley Hobbins, todos jugando papeles importantes para dar voz a nuevos personajes que reemplazan a los animales parlanchines de la versión animada. Al principio los diálogos se sienten forzados y la falta de canciones la hace un poco tediosa, pero conforme avanza la trama todo se compone y el resultado final es complaciente.


Las dos versiones cinematográficas están basadas en un libro infantil de los 40’s y dicho libro está inspirado por una historia real de un elefante llamado Jumbo que tuvo una vida muy trágica. Jumbo nació en Inglaterra pero fue adquirido por EU y usado como atracción, cargaba niños en su espalda y los paseaba; pero tanto trabajo le causaba dolores intensos que lo volvían loco por lo que su cuidador le daba whisky para calmarlo, lo que resultó en una muerte temprana y dolorosa. Sin embargo su legado se quedó presente no solo en el arte, tanto revuelo por su gran tamaño hicieron que nombraran las cosas de gran volumen como jumbo (palomitas jumbo, hamburguesas jumbo, etc). 

Tim Burton acierta en hacerle un homenaje al Jumbo original con esta cinta, promoviendo el mensaje de los circos libres de crueldad y de que los animales pertenecen con los suyos en su hábitat natural. Una película para ver en familia, apta para los más pequeños y para quienes quieren revivir su infancia, solo hay que tener en cuenta desde el primer momento que es muy diferente a la original.

Trailer




No hay comentarios:

Publicar un comentario