domingo, 3 de marzo de 2019

El atentado del siglo: Utøya | Reseña




Por Indira García. 
Las películas sobre terrorismo siempre causan controversia, algunas de las razones es la delicadeza del tema y el riesgo de deformar los actos o malinterpretar las situaciones. Sobre Utøya se estrenaron dos películas durante el 2018, una coproducción con Netflix por Paul Greengrass (22 de Julio) y ésta por Erik Poppe ¿Cual es la diferencia? En que la de Greengrass contextualiza el doble atentado de aquel día y la recién estrena propone su narrativa en plano secuencia y tiempo real del atentado en la isla. 

La historia se desarrolla en la isla Utøya donde año con año se realizaba un campamento de la Liga Laborista Juvenil de Noruega, y sigue la travesía de Kaja quien después de que el terrorista Anders Breivik abriera fuego en contra de los estudiantes, estuvo buscando a su hermana por la isla. En formato docudrama y con la asesoría de tres sobrevivientes de la masacre, Erik Poppe entrega esta cinta estremecedora que retrata en tiempo real los acontecimientos del 22 de julio del 2011.

Kaja, su hermana y los demás jóvenes que aparecen no son personas reales, sin embargo los sucesos sí. El campamento al estar dirigido para adolescentes interesados en la política, estaba poblado por chicos de 14 a 23 años. Las escenas de chicos agonizando hablando por teléfono con sus padres, aterrados y confundidos, son desgarradoras. 


La película está en tiempo real, dura lo mismo que duró el atentado. Las tomas en primera persona y el estrés y confusión de no saber qué está pasando la vuelven muy angustiante. Está hecha en una sola toma, porque en visión del director, hacer cortes y cambios de escena le habría restado realismo y no daría el mismo efecto. 

La incorporación de personajes ficticios ha sido muy criticado, pero el trasfondo y el resultado final no se ven afectados por esto. Las grandiosas actuaciones, la dirección que permitió que sí se lograra hacer en una sola toma y la recreación son detalles que no se pueden dejar pasar. 

La cinta no deja de ser impactante en ningún momento, incluso si uno no tiene conocimientos previos de los sucesos de aquel atentado. El recordatorio de la realidad del asunto durante la primera escena se vuelve más perturbador en cada minuto de la película. 


Al escuchar al final el recuento de las víctimas y la afirmación de que la extrema derecha sigue ganando simpatizantes en Europa y otras partes del mundo, la hace mucho más triste. También mencionan que el autor del atentado sigue vivo, consciente y sin arrepentimiento de lo que hizo. Las leyes de Noruega son bastante benevolentes, fue juzgado y sentenciado con la máxima pena que son 21 años encarcelado. 

La reflexión final no es nada reconfortante, deja un sentimiento de enojo e impotencia. Sin embargo, es un tema del que es necesario hablar y crear conciencia. Es totalmente recomendable, probablemente hasta obligatorio, verla para reflexionar. 

El atentado del siglo: Utøya (Utøya: July 22) se estrenó en festivales de cine pero también ha sido proyectada en las escuelas europeas para generar una discusión alrededor de las ideologías y el extremismo. Aprovechemos que pocas veces este tipo de cintas llegan a los cines mexicanos. Y por cierto, Julio 22 de Paul Greengrass ya está disponible en Netflix.

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario