sábado, 4 de mayo de 2019

Nosotros (US) | Reseña


Por Carolina García. 

Luego de la nominada y muy bien recibida Get Out, la efervescencia suscitada a partir de la espera por el nuevo film de Jordan Pelee no ha cesado, tráilers y un exquisito sabor de boca por el deguste fílmico que dejó la estrenada en 2017, sugiere una nueva trama remasterizada por el estadounidense. 

Bajo el lema “ten cuidado contigo mismo”, US se desenvuelve a través de un fatídico recorrido de espejos (metafóricos y reales) con flashbacks y un revoltijo de formas que al final, terminan por tener sentido (?) 

Adelaide (Madison Curry y Lupita Nyong’o) vive inmersa en un núcleo familiar como cualquier otro, de padres con peleas recurrentes vaciadas en vicios como el siempre perseguido cliché del cigarro. 


El día del intercambio, el primer punto de amarre en el guion escrito por el mismo afro-estadounidense, se da en medio de cuadros despampanantes llenos de colores, algodones, niños que corren y un sinfín de juegos mecánicos con otros tantos de azar, mientras la noche cobija las luces artificiales de la feria, Adelaide se introduce en un oscuro rincón frente al mar, mientras la sensación del agua permea con un aire de frescura y alerta… Un cierto tipo de Casa de los espejos, con un letrero “encuéntrate a ti mismo” llama la atención de la infanta hasta el punto de soltar el fruto prohibido de entre sus manos cubierto de caramelo brillante. 

La segunda desestabilización irrumpe con flashbacks dosificados para conocer el imaginario de la Adelaide adulta, con dos hijos (Evan Alex, Shahadi Wright Joseph) y marido (Winston Duke), una familia convencional con destinos inusuales, pues a la noche de regresar a su antigua residencia en Santa Veracruz, la vibra cambia y la persecución de un espejo que de niña la inmovilizó mentalmente, vuelve para saciar venganza y derramar vísceras humanas. 

Todo hombre está conectado con otro, hasta volverse tendido en la muerte, conectado a una sombra que yace en un eterno oscuro de vestimenta color rojo, con defectos en el habla, pero hábil con las tijeras. 


La intertextualidad de la cinta es el resalte para el sentido de los 120 minutos, pues la mención de Jeremías 11:11 encabeza, si no es que protagoniza la historia donde recuerda los males caídos desde quién sabe donde para castigar al ser humano. 

El contenido pintado por el galardonado en los Oscar (2018) en la categoría de Mejor guion, hace un retrato del estereotipo americano, familia de tez blanca, de clase alta, postrada en lujos, varada en la interminable némesis del descerebramiento, la falta de sustancia interna en “este tipo” de personajes. 

La entrega actoral por la dupla de personajes en uno mismo calma el sobresalto por el humor que suelta a risas rotas, sin dejar de mencionar el acompañamiento de un deguste en lo sonoro… Compuesta por Michael Abels, entre coros y agudos, la banda sonora inunda en una espeluznante atmósfera que, si no fuese por la comedia, volvería sufrible la estadía en la butaca. 

Atiborrada de un humor americano innecesario, donde la pérdida del terror y lo visto a través de su misma publicidad cae vuelto añicos para dejar un pasmoso relato, US se desarrolla muy a lo Hollywood. 

Trailer



No hay comentarios:

Publicar un comentario