viernes, 23 de agosto de 2019

Mi Amigo Enzo | Reseña


Por Rocío López. 

En los últimos años se han popularizado las películas protagonizadas por perros, tan sólo en este año se estrenó Corgi: un Perro Real (The Queen's Corgi), Mis Huellas a Casa (A Dog's Way Home), La Razón de Estar Contigo: un Nuevo Viaje (A Dog's Journey) y La Vida Secreta de tus Mascotas 2 (The Secret Life of Pets 2). A partir de este 23 de agosto llega a las salas de cine Mi amigo Enzo (The Art of Racing in the Rain), bajo la dirección de Simon Curtis y escrita por Mark Bomback

Mi amigo Enzo está basada en el best seller de Garth Steinn. La historia del filme es relatada desde la perspectiva de Enzo (Kevin Costner es quien presta su voz en inglés), un golden retriever que es adoptado desde cachorro por Denny Swift (Milo Ventimiglia), un piloto de carreras que le trasmitió su pasión por los autos. La vida para el canino cambia cuando su dueño conoce a Eve (Amanda Seyfried), una joven maestra que pronto se convierte en su esposa y la familia crece con la llegada de su hija Zoe (Ryan Kiera Armstrong). Sin embargo, todo se complica cuando la madre enferma y Denny deberá enfrentar nuevos retos junto a su amigo fiel. 


Desde los primeros minutos se nos revela que el coprotagonista cuadrúpedo no es común, ya que se la pasa filosofando sobre la vida y está muy “humanizado”, posiblemente este punto pudo haber resultado poco creíble si no fuera por la voz grave de Costner, quien realiza un magnífico trabajo aportando diálogos reflexivos. 

Por otra parte, las actuaciones de Ventimiglia, a quien conocemos por aparecer la serie de televisión Gilmore Girls, junto Seyfried, reconocida por su participación en los filmes como Mamma Mia! (2008) y Chicas Pesadas (Mean Girls, 2004) son sólidas, aunque no sobresalientes.

Otro factor a resaltar es la fotografía y la banda sonora compuesta por el pianista alemán Volker Bertelmann y el estadounidense Dustin O'Halloran, ambos ya habían colaborado antes para la película Un camino a Casa (Lion, 2016) y por la cual recibieron una nominación al Óscar en 2017. 


En cuanto a lo narrativo, Bomback abusa de los clichés a lo largo de los 109 minutos de duración del largometraje, por lo tanto, se convierte en una historia predecible de principio a fin. Pese a que cuenta con diversos chistes, estos no siempre funcionan, además de que no existe un equilibrio entre la comedia y drama, inclinándose (en su mayoría) a situaciones melodramáticas.

Curtis, el también director de Hasta Pronto, Christopher Robin (Goodbye Christopher Robin, 2017) nos entrega una cinta conmovedora y convencional que no se arriesga en lo más mínimo, sin embargo, Mi Amigo Enzo logra ser entretenida, identificándose aquellos que consideran a los perros como un integrante de la familia. 

Trailer


No hay comentarios:

Publicar un comentario