miércoles, 13 de noviembre de 2019

Polvo | Reseña

 

Por Eddie Rinctoya.

El polvo que levanto el viento lo dejo ciego, ahora no podía ver ni su presente, mucho menos su pasado.

Como humanos llegamos a comprender tarde o temprano las decisiones que tomamos en cada etapa de nuestra vida, algo es seguro, sea cual sea esta tendrá una consecuencia inevitable, no se sabrá si tomamos el mejor camino o la peor acción, citando un poco al escritor Milan Kundera en La insoportable levedad del ser: "nuestras decisiones tendrán una pesadez o levedad única y no sabremos si fue la mejor o la peor ya que solo vivimos una vida".

Quizás el Chato, protagonista de la película e interpretado por el actor José María Yazpik, quien ejecuta en esta cinta como guionista, productor y debutante director, analiza las acciones vividas y los resultados que ha tomado en su vida.

La película se ubica en un pueblo llamado San Ignacio en Baja California en el año 1982, en el cual el chato tras diez años fuera del pueblo tiene que regresar a recuperar un cargamento de 500 kilos de cocaína que cae sobre todo el pueblo debido a que un avión suelta el cargamento, el chato les paga a los habitantes del pueblo por los paquetes de cocaína vendiéndoles la idea de que es un polvo farmacéutico. 

El chato está obligado a regresar por el cargamento y también por su pasado debido a la cocaína caída. Durante la cinta, ese mismo pasado lo hará reflexionar sobre la vida que dejó, lo que pudo ser y la vida que tiene ahora. Es ése uno de los puntos y una de las diferencias de esta película que la han incluido en el género de "narco cultura", pero para nuestra sorpresa, el tema del narco es secundario y eso hace que el film sea fresco. 

 

Cuenta con las actuaciones de Carlos Valencia, Angélica Aragón, Jesús Ochoa, Carlos Ololla, así como  Mariana Treviño y Adrián Vázquez encargados de dar vida a Jacinta y Toto destacando en sus interpretaciones durante toda la película.

El largometraje cumple con un debut certero por parte del director José María Yazpik, quien también escoge de manera correcta la participación del director de fotografía Tonatiuh Martínez (Sueño en otro idioma), dando encuadres llenos de vida en un pueblo en que parecía que esa vida misma se ha olvidado de pasar.

En palabras de Yazpik, Polvo es una película que llevaba once años queriéndose lograr y encontró en la historia, la cual se estaba desarrollando en el pueblo de San Ignacio, tenía todo para filmarla ya que su padre nació ahí, parte de su familia y también sus primeros años de vida.


El filme nos da la oportunidad de pensar en la avaricia del dinero fácil en sus habitantes, las historias de nuestro pasado que no cerramos que por alguna u otra razón, parecen estar adosados y pululan donde nosotros vayamos. Así como los problemas que trae los sueños caídos cuando estos se intentan lograr en un tiempo prematuro.

Polvo los dejara con la vista nublada después de salir de la función, haciendo alusión a que no sólo la tierra levantada por el viento nos nubla la vista, sino también, cuando sabemos que nos hemos equivocado, todo pasado jamás se podrá renovar.

¿Cuántas personas llevan consigo mentiras por encima de la verdad para ayudar aquello que ya perdieron?


Trailer 


No hay comentarios:

Publicar un comentario